20.7.15

Patrick Rothfuss y su trilogía

Antes que nada, he de decirte que en ningún momento voy a poner en duda la capacidad de este señor para escribir, es más, personalmente me gusta mucho, aunque eso sí, hay algo en su "gran obra" que no me termina de convencer. 
Para gustos, colores.

Patrick Rothfuss es un escritor estadounidense bastante     conocido gracias a su fabulosa trilogía "Crónica del asesino de reyes", argumento de la cual es protagonizado por un joven y misterioso Edena Ruh llamado Kvothe.

Pero no voy a haceros una reseña como tal sobre los dos primeros libros, más bien voy a comentaros un pequeño defecto que les veo a ambos:

Empecé el primer libro bastante ilusionado, mucha gente me lo había recomendado y desde luego con razón. Rothfuss hace un uso muy acertado de las descripciones, su estilo narrativo es fluido y tiene una madurez elogiable en cuanto a los diálogos.

La historia, en el primer libro, evoluciona de forma lenta pero no hasta el límite de aburrir, además que cuenta con un final que nos deja con bastantes ganas de empezar la segunda  lectura.

Aquí (en la segunda lectura), es donde viene la parte que me desagrada de esta obra, y es que la historia da la sensación de estancarse. Como lector, leo cada capítulo sabiendo que Kvothe esconde muchos secretos y que tarde o temprano le pasará algo realmente trascendental, sin embargo, no es hasta muy avanzada la trama del segundo libro cuando ocurre algo relevante.

Hasta ese momento, el autor parece que quiere darnos vueltas y vueltas alrededor del personaje sin llegar a contarnos nada importante.  Está muy bien eso de querer crear un mundo amplio y completo, ¿pero de verdad es necesario escribir tanto capítulo que no aporta nada crucial al lector?

Y es que los capítulos en los que Kvothe adulto vuelve a su realidad de tabernero, a parte de dar la sensación de que pasa el tiempo a medida que cuenta la historia, parecen fragmentos hechos para que el lector descanse de una lectura innecesariamente cargada de matices.

Que a mí no me convenza del todo no quiere decir que esté mal, pero es que cuando la extensión no va cargada de intensidad, la historia me termina pareciendo pesada y, porque no, aburrida.

Hay varios comentarios que lo comparan con el famoso Tolkien, pero a mi parecer éste consigue lo que pretende mostrar Rothfuss sin necesidad de ser tan cargante.

Y pese a todo, me gusta como escribe este señor. Y quedará esperar al tercer libro para ver si de verdad han válido la pena las más de mil páginas que forman el segundo libro.


16.7.15

Soledad

Querida joya pulida en bronce.
Chatarra, en lo material,
inservible.

Querida rosa plantada en arena.
Belleza muerta -marchita-
en la vulgar naturaleza

Eres tú, ruina,
el peso muerto de mi ser

Eres tú, flor,
la espina de mi alma

Tanto tú y poco yo
¿Quién soy?

Soy el peor enemigo de mi esencia,
el mejor amigo de mi soledad...

Soy el condenado a tu compañía.



15.7.15

Naturalidad

Anoche me acosté con un par de ideas en mente para este proyecto y; esta mañana, sobre las seis, he estado desarrollándolas. En un principio todo correcto, muy fluido y creativo.

Pero ahora, en  mitad clase de valenciano me he preguntado: ¿Qué debe caracterizar a estas reflexiones? Tras un par de minutos y una breve explicación sobre la decadencia de la lengua en el siglo dieciséis, he llegado a la conclusión. La clave está en la naturalidad.

Esta característica implica espontaneidad y personalidad. Por tanto, es necesario cambiar el concepto ‘’debo pensar en algo que sirva para el proyecto, desarrollarlo y llevarlo a la realidad’’. Tanto la  planificación como la elaboración destruirían la esencia de estas reflexiones por la superficialidad y la falta de personalidad.

Con la tontería he visto que esto vale tanto para mis reflexiones como para las personas, ¿Cuántas veces hemos intentado ser alguien qué no somos?, ¿Cuántas veces hemos ''planificado'' nuestro comportamiento para caer bien a alguien? Yo por lo menos unas cuantas y supongo que la mayoría también.

Ser natural es esencial para nuestra vida diaria porque nos permite expresarnos con total libertad moral, además que seguro que a alguien le caemos bien.





14.7.15

Inicio.

Hoy  empiezo el proyecto que llevaba pensando durante días… Llenar toda una libreta pequeña con mis palabras. Día a día, escribir una página por delante como mínimo. En definitiva, un buen ejercicio para trabajar la constancia.

Es curioso que pese llevar días con la idea sea hoy y no ayer (o anteayer) cuando empiezo de verdad. Aunque esto para vosotros sea aún un misterio no muy interesante, a mí me da que pensar.

Confieso ante todo el mundo que he tardado en realizar esta idea porque no encontraba una libreta pequeña con una portada que fuese bonita y me gustase…. Que fuese especial. Sé que suena raro, pero he necesitado un café para darme cuenta que ya he empezado con mal pie el proyecto.

El error está en que le he dado mayor importancia a la estética de la libreta de lo que se merece, porque con la escusa de buscar una con una portada atractiva he menospreciado lo que iba a hacer con ella: escribir…, pero escribir MIS palabras y estas a su vez describir mi estado de ánimo, compartir mis secretos y escuchar en silencio mis reflexiones.

Eso no es lo peor, ni tan siquiera es algo ‘’malo de verdad’’. Pero si el fallo lo trasladamos al ámbito social, en muchas ocasiones he sido superficial sin ser consciente de ello. Le habré dado más importancia al físico de una persona que a su estado de ánimo, a sus secretos y a sus reflexiones. Y tened por seguro que esto es una verdad como una casa en cualquier tiempo verbal.

Yerro al inicio y erraré al final aunque siempre trate de mejorar. Porque en definitiva, ya soy humano y persona.



10.7.15

Llueve en Metáfora

La veloz e inquieta agua cae, sin temor y prejuicio alguno, sobre la vasta y solitaria ciudad. No es una lluvia cualquiera, se precipita con furia y al llegar a ras de suelo produce un sonido hueco y desolador… La tristeza me invade por momentos.

Es una lluvia sucia, contaminada. Una tormenta que borra los recuerdos y destruye todo símbolo de orgullo, progreso…, y grandeza. Lluvia ácida que quema hasta la más pura de las almas, que asesina y desgarra hasta el más fiel de los sentimientos.


Definitivamente, llueve en Metáfora.


7.7.15

Niebla

La espesa niebla se esparcía, atrevida y misteriosa, sobre la superficie del agua. Era una noche tranquila; el cielo estaba estrellado y el bosque que rodeaba el ancho río producía un sonoro silencio natural.

En una de las orillas había un hombre castaño de mediana edad. Estaba sentado y, a su alrededor, había una gran cantidad de maletas de cuero tosco y viejo.

La presencia de aquel individuo contribuía al silencio del lugar. Con la mirada puesta en un horizonte que no se dejaba ver, parecía que esperaba a que algo o alguien pasase por allí.

Y fue cuando entre la niebla se vislumbró una luz amarilla que a medida que pasaba el tiempo se iba aclarando y engrandeciéndose. Era una barca y, sobre ella, había un ser extraño. Era un hombre canoso cuya cara estaba cubierta por una máscara de porcelana que dibujaba una frívola sonrisa.

–¿Dónde te llevo, muchacho? –le preguntó, con un tono de voz ronco, nada más detener la embarcación en la orilla.

–Llévame lejos, llévame allá donde la sociedad no necesita corromper al hombre –respondió el hombre mientras cargaba cada una de las maletas.

–Cárgalas todas, allá donde nos dirigimos dejarán de ser tu yugo –le dijo el hombre menudo–. Por cierto, soy Khárôn, hijo de Érebos y Nyx.

El otro no respondió, miraba cada una de las maletas con furia y hasta estuvo a punto de darle un puntapié a la más grande, a la decepción.


Y tan deprisa como llegó, el barquero remó hasta desaparecer en la niebla, dejando al paraje exento del silencio que producía la deshumanización.


4.7.15

Hermana

Mírate Nerea, ahí tumbada sin poder sentir y hacer nada. Me das lástima. Bueno, por lo menos  tienes esa especie de mascarilla que te mantiene con vida y este aparatito que pita mucho cuando te pierdes en esas fantasías tan tuyas. ¿Qué pasa?, ¿crees que me lo paso bien viendo a mi hermana al borde del abismo? Lo paso fatal, aunque te odie, aunque en vida siempre has estado fastidiándome: Nerea es más lista, más guapa, más educada…, más todo. Tú decías: ‘’No, no importa lo que digan. Sé tú misma.’’ ¿Acaso no te has visto nunca sonreír? Tan prepotente, burlona. Es por tu culpa que no conseguí el trabajo de reportera, es por ti por lo que Juan me dejó plantada en el altar; todo es culpa tuya: Mi soltería, mi precariedad, mi infelicidad... En el fondo eres de lo más vomitiva.

Pero, ¿Qué se le va a hacer? Cloto se lució tejiendo, sin embargo Láquesis parece no haber medido bien. Ya veremos que decide Átropos…. Ya veremos.
Pip, pip...

Pip, pip...

¡Pip!

So… Sobrevive, ¡por favor!

Pip, pip...

Pip, pip...

...... Pip, pip