28.12.15

Mil nominaciones a Best Blog

No tenía previsto volver a hacer esta clase de entradas, si os soy sincero. Creo que con esta es ya la tercera vez que elaboro esta especie de tag que nunca termina por gustarme. Sin embargo ya me han nominado tres o cuatro veces en lo que llevamos de semana y bueno, pensé que era un momento propicio para abrir un poco mi corazón a aquellos que leen o han leído mi blog.

Agradecer también a las personas cuyo comentario ha sido persistente y me ha convencido: Yanira Galán de El segundo día del resto de tu vida, Edna María de Hojas en el ático y María José Ibañez de Por historias sin triángulos amorosos.


Dado que entre las tres suman un gran número de preguntas y yo, personalmente como lector, no puedo responder a algunas porque van dirigidas a una clase de lector de la que no formo parte; he decidido escoger de entre las tres las once.


(Lo siento, y no he dicho lo anterior con intención de discriminar, pero no es que lea mucha literatura comercial o del plan: chico malo o chico bueno, citas y amores...)

Once cosas sobre mí:

1. Soy Andreu, tengo cinco dedos en cada mano y en cada pie.
1. Ahora enserio, soy Andreu y ya tengo los diecisiete años.
2. Juego a fútbol americano.
3. Me encanta el ajedrez y odio las damas.
4. Me gustaría estudiar la doble titulación de Sociología con Ciencias Políticas.
5. Mis lecturas están fuertemente marcadas por la biblioteca que tengo de serie a casa, es decir, no tengo la literatura comercial que todo el mundo tiene y adora.
6. Tengo juvenil pero es una minoría en un estante.
7. Lo más actual suelo leerlo en ebook. (En plan... Juegos del hambre, por ejemplo)
8. Soy de los que piensa que tener dos veces el mismo libro porque son ediciones distintas es una estupidez.
9. No me afectan tanto los libros como parece que a todos les afecte.
10. Me considero original pese a que se me están acabando las ideas sobre qué decir de mi persona.
11. Soy vago, razón por la que paso de responder 33 preguntas.

Once preguntas:

1. ¿Cuál es el peor libro que has leído? (Edna?
He intentado leer After, el primero, y es el peor con diferencia. Y suerte que no me gasté dinero con él..

2. Termina la frase: Los libros son... (María José)
Los libros son o pueden ser de todo para la persona; pero ahora sí, depende del libro y del propietario qué utilidad tenga la lectura.

3. ¿Cuál fue el último libro que leíste? (Yanira)
Pues hace poco he terminado con "El pianista" de  Manuel Vázquez Montalbán. Muy recomendable.

4. ¿Eres mejor hablando o escribiendo? (Edna)
Depende del contexto; hablar da más juego a la improvisación mientras que al escribir tienes un margen para pensar el qué y el cómo. Hablar.

5. ¿Prefieres leer impreso o digital? (Edna y Yanira)
Prefiero libro, por supuesto, pero hay libros que no puedo leer en físico (ya sea porque están descatalogados o no han llegado a ser impresos)

6. ¿Invierno o verano? (Yanira)
Me gusta el frío, el cielo nublado... No sé, me pone de mejor ánimo. Además, el sol y el calor me agobian mucho.

7. ¿Qué libro desgarrarías página por página? (María José)
''Las raíces del mal'' de Roberto Constantini. Más por la trama que porque esté mal.

8. Frase que te ha marcado: (María José)
La leí en el libro que tanto odio y resulta ser un trozo de la canción ''Bird on the wire'' de Leonard Cohen:    
Like a bird on the wire
Like a drunk in a midnight choir
I have tried in my way to be free

9. ¿Te gusta Harry Potter? (Yanira)
Sí, pero no tanto para considerarme fan. Es más, tanto rollo de si Harry Potter esto o lo otro me está empezando a crear repulsión hacia los libros.

10. ¿Tienes proyectos de escribir un libro? (Edna)
No es mi principal objetivo, aunque no estaría mal.

11. ¿A qué te dedicas?
Segundo de bachillerato.

Y eso es todo damas y caballeros. Paso de hacer preguntas porque tampoco voy a nominar a alguien... Tampoco es que se me ocurra alguien.

Gracias de nuevo a las tres.




27.12.15

Un día de cólera - Arturo Pérez-Reverte

Ficha técnica:


Título original: Un día de cólera.
Autor: Arturo Pérez-Reverte.
Editorial: Alfaguara
Nº de páginas: 408 págs.
Fecha publicación: 2007.     


Sinopsis:

¡A las armas! ¡Que no quede un franchute vivo!... Es la mañana del 2 de mayo de 1808 y los gritos que recorren Madrid llaman a la revuelta. Un insensato conato de rebelión contra la ocupación napoleónica, cuya fatídica suerte acabará escribiendo con la sangre derramada por decenas de valientes hombres y mujeres del pueblo.


Crítica:

Como bien dice la sinopsis, la acción de la novela se desarrolla completamente el dos de mayo de 1808. Un día conmemorativo en la historia de España dado qué marcó un antes y un después en la orientación política, social y económica de la misma. Día en que prendió la llama de la revuelta de un pueblo adoctrinado por curas y partidarios de un rey bastante inútil (Fernando VII) contra tropas del imperio napoleónico.

Es una novela histórica muy detallada que estoy seguro que ha necesitado de un gran esfuerzo y trabajo de documentación para evitar el más mínimo error y reflejar ese momento histórico de la forma más fiel posible.

El narrador está en tercera persona, pero se va moviendo constantemente de un lugar a otro para darnos una visión global del panorama y de qué forma lo vivieron las distintas clases sociales de la época. Los acomodados intranquilos pero en sus respectivos hogares, una clase baja subversiva y caritativa, rangos bajos del ejercito incitados a batirse mientras que sus superiores prefieren mantenerse neutrales al conflicto... Lo de siempre.

Aunque sí bien es cierto que muchas veces la acción nos la sitúa en el parque de artillería de Monleón (dado la importancia que tuvo su resistencia ante los franceses) donde podemos incluso a simpatizar con alguno de sus protagonistas; como Daoiz, por ejemplo.

La narración es fluida y el vocabulario completo. Quizá no es todo lo ameno o rápido a lo que tengo acostumbrado (hay que tener en cuenta la enorme cantidad de información y nombres que hay ahí metida) pero no llega a cansar o a parecer aburrido. Por no decir que hay una variedad de registros en los diálogos caracterizando a todos los personajes.

En definitiva, es muy recomendable leerse este libro. Es una lectura enriquecedora que si bien no es la mejor del autor, tiene un valor histórico considerable y sabe guardar un equilibrio en reflejar sin aburrir lo más mínimo.

23.12.15

La última palabra - Hanif Kureishi

Ficha técnica:


Título original: The Last Word.
Autor: Hanif Kureishi
Editorial: Anagrama.                                     
Nº de páginas: 295.
Fecha de publicación: 2014.


Sinopsis:

Dos escritores, dos generaciones, dos formas de enfrentarse al mundo. El artista consagrado y el autor primerizo que asume la redacción de su biografía ansioso por hacerse un nombre. Y en el transcurso de la relación que paulatinamente van cultivando, obligados por las circunstancias, los claroscuros de sus respectivos caracteres dejarán al descubierto que la paulatina fama es una ilusión.


Crítica:

Hanif nos sitúa bajo la piel de Harry, un escritor primerizo que acepta el biografiar a un autor de renombre para ganarse un puesto decente en el panorama literario del país. El biografiado es Mamoon, un escritor de origen indio que en su tiempo tuvo una gran relevancia como novelista y ensayista. 

Pero esto era pasado, en el tiempo en que se desarrolla la obra, el autor indio está perdiendo influencia y sus obras cada vez son menos reconocidas. Es por este motivo, que el autor con un aparente renombre, acepta que le hagan una biografía.

Es entonces (el momento en el que Rob le dice que le han dado el visto bueno para empezar con el proyecto) cuando se traslada a vivir en la mansión, en mitad campiña inglesa, donde vive el escritor junto a su esposa Liana.

La trama principal de la obra se basa en una constante lucha  de un Mamoon que prefiere no remover el pasado y olvidar todas las experiencias vividas contra un Harry que trata de desmantelar al completo su vida personal y profesional a través del diario de su malograda primera esposa y comentarios tanto de sus amantes como de los principales conocidos del autor.

Esta relación de contrarios, esta lucha dialéctica lleva a Harry al extremo, haciéndole recordar su propio pasado y a cuestionarse asuntos que antes daba por sentenciados. Descubre que tras la gran fama del indio hay una gran sombra que lo oscurece: su primera esposa se vuelve loca, su amante americana le acusa y el servicio que tiene contratado se refiere a él como un sádico. Al mismo tiempo, Harry se delatará, en un acto de reconocimiento de su ser propio, como un depredador sexual emocionalmente inestable.

Es un enredo serio que nos muestra que la fama es perentoria y poco a poco se va marchitando más y más. Esta obra supone una sátira a la literatura misma, pues aparte de la fama surgen diversos temas referente a escritores de renombre, a temas que trata la literatura o la precariedad de calidad en la época contemporánea.

Tampoco hay que tomarse la obra de una forma tan seria como creo estar planteándola, tiene cierto rasgo de comedia de enredo dentro de lo que cabe. Si bien porque hay personajes estrafalarios y de clases bajas como la madre y el hermano de Julia, también hay una descontrolada actividad erótica de los personajes.

En conclusión, es una obra completa. Tiene rasgos graciosos al mismo tiempo que trata temas serios sobre el reconocimiento, la literatura, el amor, el sexo, el pasado... Por no decir las referencia a muchos autores así como una narración amena pero adulta.

22.12.15

Pangea - Naviblogger 2

Lista de participantes

Tiró de la gruesa cuerda torcida como había acostumbrado hacer desde que dirigía la compañía de teatro local. Ya era muy lejano ese día, hace treinta años, en el que aceptó llevar las riendas del pequeño colectivo.

Al principio levantaba aquel viejo telón alemán sin cansarse ni lo más mínimo, haciendo de ese acto algo elegante y digno de contemplar. Sin embargo, con casi ochenta años a la espalda, a duras penas le quedaban fuerzas para levantar el contrapeso del otro extremo. Pero lo hacía de todas formas, lenta y torpemente, pero con los mismos resultados.

Ningún actor se preocupaba por él. No le pedían que dejase de ser el telonero ni siquiera le incitaban a dirigir los ensayos y a escribir guiones. Porque, a fin de cuentas, ese era su sueño desde la infancia. Había incluso individuos que dedicaban chismorreos o miradas de reproche a su progresiva incapacidad de hacer una labor manual.

Hoy era un día como cualquier otro. A la hora de siempre, tras un par de gotas de sudor, el anciano marcaba el inicio del último ensayo antes de la representación. Abierto el telón y limpiado el sudor con un pañuelo de seda, tomó asiento en una prestigiosa posición central desde la cual lo veía todo.

En medio del escenario había un escritorio y un par de butacas de cuero viejas de segunda mano. El fondo lo formaba un conjunto de paneles que, pintados por él mismo, daban la impresión de ser una vasta biblioteca de alguien adinerado.

 –He dicho que no  –sentenció un joven adulto que llevaba tres gorras puestas sobre la cabeza mientras, a paso rápido, entraba en escena.

 –Venga por favor, dame una aunque sea  –se quejó otro, menor que el  primero, siguiéndolo–. ¡Si ni tan siquiera te hacen falta!

–Búscate otra entre los baúles –le indicó con un poco de repulsión, poniendo la vista en el horizonte y mirando al anciano –. ¿Así te parece que está bien?

El anciano no le respondió con palabras; no valía la pena. Frunció el ceño con desaprobación y ladeó su mirada hacia un extremo del escenario del cual salían otros personajes: un cincuentón vistiendo un traje ceñido, una niña pirata cuya ropa le venía demasiado grande y un joven descalzo.

 –Yo ya estoy, menos mal que ninguno de esos lerdos se ha atrevido a ponerse mi indumentaria –rechistó apoyándose con el escritorio. De su bolsillo sacó un peine y empezó a echarse el engominado pelo hacia atrás. Tampoco es que tuviese muchos cabellos, pero estos eran suficientes para ocultar la coronilla–. ¿Vamos a empezar pronto? Una persona no tiene todo el tiempo del mundo por…

–Anciano, dile a Carlota que a ella le toca ir de escolar y a mí de pirata –replicó un preadolescente con voz aguda y desafinada.

 –No me interrumpas, mocoso –el hombre hizo ademán de coger al muchacho de la oreja pero éste, más rápido y ágil, se escabulló de su mano y se dirigió a la niña.

 –¡Déjame estar, bobo!

La niña corrió para esconderse de su compañero, sin embargo tropezó con el bajo de los pantalones y cayó de morros sobre el parqué de roble. Manifestaba su agonía mientras de sus fosas nasales salían mocos con un poco de sangre. Lloraba desconsoladamente mientras a duras penas abandonaba el escenario. Y aun sin estar en él, sus lloriqueos retumbaban en el recinto.

–Eso te pasa por cabezota, Carlota –dijo una voz femenina, al fondo, cuyo rostro no se podía ver.– Daniel, ¿has encontrado los zapatos?

 –Claro que sí, ¿no ves que los llevo puestos? –rió, irónico, señalando la desnudez de sus pies.

El anciano anotaba sin cesar los numerosos errores de organización para distraerse ante aquel panorama tan mediocre. No pudo contener varias de las lágrimas de impotencia que asomaban, traviesas, por unos vidriosos ojos claros y verdes. No había nada que hacer, la representación sería un desastre y él… Él sería el hazmerreír del pueblo.

 –Bajad el telón, por favor –sentenció con la voz sesgada de rabia.

Por primera vez todos se daban cuenta de que el anciano estaba allí contemplándoles. La niña paró de llorar, el cincuentón contempló al anciano dejando a un lado su cabello e incluso los actores que aún estaban por vestir asomaron su cabeza. Perplejidad e incredulidad, era lo que trasmitían esos tensos rostros.

 –¡Pero si todavía está por llegar la mitad del reparto!

 –He dicho que bajéis el telón, abandono esto.

Tan solo el silencio era acompañante de la resignación del mayor. Estaba enfadado y aun así no parecía estar dispuesto a gritar ni imponerse. Había vivido mucho y poco le quedaba por vivir. Se levantó tranquilo. Triste. Y salió lentamente por una de las puertas de emergencia para así no llamar la atención al personal del ayuntamiento que ocupaba el recibidor y el puesto de información turística.

Al día siguiente, el anciano, fue para ver qué tan bien realizaban la actualización sin él y sus consejos. Ni tan siquiera se sentó en la butaca que tenía reservada por ser el director de la obra. Se quedó escondido en el oscuro fondo del teatro, entre el público, observando atentamente que nadie lo reconociera. Se percibía en el ambiente una gran curiosidad e interés por ver qué había preparado un colectivo local que llevaba años inactivo o tomando un papel pasivo en la fiestas patronales; como mucho.

Se abrió el telón. No había absolutamente nada; ni una pizca de la decoración que teóricamente habría según lo acordado. Lo más probable –pensó nuestro protagonista– era que Juan, el cincuentón que formaba parte de la aristocracia local, había llamado a su hijo para llevárselo todo de nuevo al almacén. Porque, de hecho, todas las inversiones a la compañía salían de su bolsillo.

El anciano no pudo evitar soltar una irónica carcajada la cual se oyó, quizá demasiado, e hizo girarse a un buen grupo de personas que entre confundidas e indignadas no estaban del mejor humor para aceptar burlas. Sin embargo pronto se les pasó y volvieron a prestar atención al frente.

Lamentable. Por un momento el director había tenido la esperanza de que aquel grupo heterogéneo de actores habría escarmentado con lo sucedido el día de antes  e intentaría en la medida de sus posibilidades ofrecer un ocio decente. Para nada, quién es desgraciado lo sigue siendo aunque tenga el cambio ante sus ojos.

 –Lamento comunicarles que debido a falta de personal la representación de Pangea ha sido cancelada.

Una ola de abucheos estalló en el recinto sin dejar a la misma voz proseguir con sus disculpas y lamentaciones. Estaban enfadados. Y con razón. Habían pagado un dinero por la entrada y se sentían timados y cachondeados. O al menos eso es lo que toda persona siente cuando paga para nada.

Y en plano más personal, contar las enormes ayudas de publicidad que les había proporcionado el ayuntamiento, el tiempo dedicado por los actores y por él. Eso no lo iban a recuperar nunca. Todo perdido.

La muchedumbre empezó a abandonar el recinto de forma ruidosa y aglomerada. Seguían silbando y de vez en cuando se oía un: chorizos, sinvergüenzas. Era todo muy lamentable, muy caótico pese al aparente orden. Y sin embargo, tras otro fracaso, el anciano sonreía en un mar de rabia porque la esperanza de mejora es el peor y el mejor de los regalos que uno se puede llevar tras otra fraudulenta experiencia.



13.12.15

#1 Martha

Despertó sobresaltada en un blanquecino banco de granito. De forma extraña apreció allí, en ese misterioso lugar. La anterior noche había sido como cualquier otra y se había acostado donde toda persona normal suele hacerlo: en su casa y en su cama. Se encontraba en una plaza desconocida y bastante singular, acompañada por el silencio de un escenario inerte y carente de brillo. No corría una pizca de viento y el frío seco marcaba el inicio de invierno.

Las fincas que envolvían el lugar se alzaban como antiguos pilares de la historia y compartían un color blanquecino y desgastado. Sobre las necesitadas de una mano de pintura se alzaba un cielo nublado y oscuro que amenazaba con tormenta.

–¿Dó… Dónde estoy? No, no puede ser real. –se dijo a sí misma, para no perder la calma, mientras se quitaba las legañas de los ojos.

Se pellizcó varias veces para asegurarse que no soñaba, se miró de forma insistente los brazos y los pies. ¿Cómo podía haber llegado hasta allí? Pese a que intentó hacer memoria, no recordaba haber visitado nunca un lugar parecido, y eso que había viajado con sus padres a una infinidad de pueblos cuya existencia es anónima para una mayoría.

Se reincorporó y dio varias vueltas en círculo, percatándose de los numerosos dibujos que había trazados en el suelo: citas, caricaturas satíricas, tres en rayas… El suelo de la plaza, en conjunto, era una especie de tablero de ajedrez; un ocho por ocho que abarcaba cada recoveco. Los garabatos dibujados, con mano experta, eran blancos sobre los fondos negros y negros sobre los fondos blancos.

Una vez acabó de observar el alrededor, fue llamando puerta por puerta para ver si alguien podía orientarla. Al principio intentaba mostrarse serena y paciente, pero a medida que se daba cuenta de que nadie le respondía empezó a alarmarse. Golpeaba incesantemente a las puertas, hasta incluso fundió varios timbres. Nada, parecía que nadie le hacía caso porque por aludidos podían darse todos con esos gritos y ese ruido. ¿Y si el lugar estuviese abandonado? Era viejo, sí, pero no daba esa impresión.

Tras unos minutos de exploración Martha llegó a la conclusión de que seguir en esa plaza no le servía de nada, la única alternativa que le quedaba era tomar una dirección y pasear por aquel pueblo. Vaciló un poco, pues temía hacer el ridículo yendo con un pijama de dibujos animados y unas zapatillas de ir por casa.

Al final abandonó los complejos y los apartó a un lado; no era momento para comportarse de forma estúpida. Sin embargo, para bien o para mal, cuando encorajada y sin vergüenza se disponía a partir de allí de forma decidida, Martha escuchó numerosos pasos débiles y ágiles acompañados de un griterío agudo. Desconocidos, sí, pero en definitiva: humanos.

 –Vamos Greg, ¿no quieres la pelotita?–dijo una vocecilla aguda pero prepotente.

–No la quieres, ¿eh, eh?–repitieron otras tantas.

–Claro que la sí, Thomas. Dámela o me chivo a mi mamá.

Tras la chica apareció, correteando y destruyendo el silencio, un grupo de niños pequeños de entre nueve y diez años. Un grupo homogéneo en cuanto a sexo pero que sin embargo presentaba una diversidad bastante curiosa de complexiones.

Thomas y sus secuaces, aparte de que estos dos eran más anchos, eran altos. Pero el pobre que rogaba que le devolviesen la pelota no era más que un ser diminuto de pelo azabache y con una vestimenta que le venía grande.

–Cógela.

El grupo de tres niños empezaron a pasarse la pelota unos a otros, lo suficientemente alto como que para impedir que el pequeño consiguiese capturarla. Saltaba, impotente, emitiendo ciertos gemidos de queja y resignación. Martha estaba un poco aturdida al mismo tiempo que una pequeña parte de su ser sentía indignación y empatía por la víctima.

Desconcertada porque parecía que los pequeños no se habían percatado de su presencia. No le habían hablado, que dentro de lo que cabe, no es extraño; pero ni tan siquiera se habían molestado en mirarla aunque fuese un segundo.

Un mal pase de uno de los grandullones se desvió hacia un lado permitiendo al azabache recuperar su juguete. Cogió la pelota y se aferro a ella, no sin dar un par de pasos atrás para salvaguardar la distancia con sus acosadores.

 –Déjanosla de nuevo, Greg.

 –No, seguro que no me la devolveréis.

Martha, que hasta ese momento se había dedicado a observar el panorama mientras se acariciaba su corta y castaña cabellera, decidió intervenir para evitar que la situación no fuese a más y para no prolongar su desconcierto.

 –Perdonad, ¿dó… dónde estamos? –intervino la castaña al mismo tiempo que se interponía entre los abusones y la víctima.

Sin embargo, y para sorpresa de ella, ninguno le respondió o se percató de que una figura de carne y hueso los separaba. Seguían intercambiándose miradas y amenazas como si aún pudiesen verse a la perfección.

 –Hola, ¿me oís? –Martha se inclinó para lograr ponerse a su altura y así obligarles a mirarla a la cara, pero ninguno aludió a ella, a su presencia o a su pregunta.

 –Greg, eres un hijo de puta –soltó uno de los grandullones al mismo tiempo que atravesaba a Martha con un brazo para golpear al menor.

El pequeño, más rápido que este, esquivo su brazo y salió corriendo por la única callejuela que conducía afuera de la plaza. Los otros tres como llegaron se fueron tras el dueño de la pelota y  dejando en Martha una cara de perplejidad absoluta que no había forma alguna de justificar. ¿Era invisible para esos niños o esos niños eran inmateriales para ella? Sea cual fuere la respuesta, le dejaba un mal sabor de boca pensar que si no la habían percibido en absoluto, quizá nadie del lugar lo hiciese. Y por tanto no pudiesen socorrerla.

 –¡Maldita sea, seguro que es un sueño!

Gritó angustiada porque aun sabiendo que soñaba no conseguía despertarse, era todo tan extraño; se sentía viva y físicamente en el lugar, experimentaba el tacto con las paredes o la leve comodidad que le proporcionaba volver a sentarse en el banco.

Pero allí estaba; apunto de coger un catarro, sintiendo el frío en cada rincón de su cuerpo y sin esperanza alguna de que algo o alguien la sacara de esa cárcel… Cárcel, que mejor nombre ponerle a ese lugar cuadriculado del que salir no servía de nada y cuya vida dentro de él era bastante relativa.

De pronto sintió una especie de pinchazo en la sien, otro, otro y otro más. Todo empezó a dar vueltas sobre ella. Se repuso las gafas. Todo seguía dando vueltas, cada vez más deprisa. Era un mareo muy vertiginoso y una especie de negro empezaba a cubrir el fondo.

Llego a un punto que ya no supo cómo reaccionar. Se tumbó. El dolor de cabeza persistía pero el mareo se hacía cada vez más leve, más y más leve; pero aun así presente. Pestañeó.

El fondo se hacía negro progresivamente. El oscuro color fue cubriendo el cielo y con él la visibilidad de todo aquello que rodeaba a la chica. Todo cayó ante las tinieblas y la penumbra en escasos segundos. Martha se sentía sola, asustada.

Ya no estaba sentada sobre un banco, o al menos eso es lo que parecía. Ahora estaba sentado en el suelo de un vacío que se extendía hasta el infinito por todas las direcciones. Ningún color salía reflejado, se habían escondido ante la falta de sol y el predominio oscuro.

Sintió un crujido bajo su cuerpo, era o parecía un vidrio. Volvió a oír el crujido, esta vez más fuerte. Para cuando quiso levantarse aquello sobre lo que estaba sentada ya se había roto y había hecho que Martha cayese a una gran velocidad por un pozo. Y cayó, cayó… y siguió cayendo aunque suplicara y llorase de miedo,  se mantuvo cayendo todo el tiempo al que alcanza su memoria.


De repente, despertó.

8.12.15

Sonata de primavera - Ramón de Valle-Inclán

Ficha técnica:

Título original: Sonata de Primavera.
Autor: Ramón del Valle-Inclán.
Editorial: Alianza Editorial.
Nº de páginas: 134.
Año de publicación: 1904.  


Crítica:

Sonata de primavera nos sitúa sobre la piel del Marqués de Bradomín el cual tiene por encargo entregarle una carta papal al obispo de Ligura. Sin embargo, al llegar, el eclesiástico se encuentra bastante enfermo y la silenciosa muerte lo acecha. Durante su estancia se enamora de una de las hijas de la princesa y tal muestra de afecto le provoca un problema en más de una ocasión.

La acción se desarrolla, durante toda la obra, en un deslumbrante palacio renacentista con una profunda decoración, un jardín laberíntico, grandes salones y fuentes de nobles mármoles.

El autor nos retiene en un ambiente bello, despreocupado, lujoso y completamente ajeno a nuestra realidad. Su atención hacia el paisaje va más allá del descripcionismo realista; se trata de expresar la emoción ante él. Además que Valle lo sobrecarga de literatura y arte clásicos.

Respecto a los personajes; el marqués aún es joven y en ciertos puntos de la obra muestra un ingenio respetable, pero por otro lado, su lado más donjuanesco me resulta bastante repulsivo. Si bien al principio se muestra gallardo ante la antipatía que le muestra la princesa o el mayordomo, es capaz después de salir airoso de cualquier accidente.

María Rosario es una mujer educada desde un primer momento por la doctrina cristiana católica. Y poco a poco irá identificando al marqués (debido a su tosca insistencia) con el diablo. Se demoniza la atracción sexual y el punto más alto es cuando fallece una de sus hermanas por accidente.

Todos los personajes - princesa Gaetani, mayordomo, el marqués, las viejas y los eclesiásticos- comparten una profunda religiosidad y una aspiración a la pureza. Aunque, quitando a las hijas de la princesa cuyos pensamientos son frutos de la ignorancia, se muestran bastante hipócritas cuando su egoísmo u odio es mayor.

Es una gran obra, sin duda. Tiene una narración limpia, clara y melódica que hace que la lectura, pese a estar sobrecargada de detalle, sea amena y rápida. Aun así, personalmente no puedo decir que me haya fascinado. Independientemente de su calidad mis tendencias literarias no corresponden con las sonatas.

1.12.15

Coleccionista de palabras

Ya sé que últimamente estoy bastante ausente y tengo el blog un poco dejado de lado. Bueno, cosas de la vida; segundo de bachiller y extraescolares no me dan demasiado tiempo para pensar en qué subir cada semana.

De todas formas sigo vivo y os traigo una serie de citas literarias (o no) que tengo escritas en mi libretita de notas:


Los humanos tienen miedo a la oscuridad pero a la vez nos dejamos fascinar por ella -Godot, Ace Attorney.

Mi verdadero valor es algo que solo puedo determinarlo por mí mismo -Miles Edgeworth, Ace Attorney.

Las haciendas mueren, los linajes mueren
y tú, igual que ellos, vas a morir.
Yo solo conozco una cosa que viva por siempre
la fama que por sus hechos deja el muerto. -Metro 2033

Y si soñamos, fue con realidades -Juan Cuntra.

Pero el reconocimiento de que una necesidad sea perentoria, no siempre significa que la solución sea inminente -Ramón Budiño.

Hay quienes abrazan sombras nada más; esos solo conocen la sombra de la felicidad -Shakespeare.

17.11.15

Francia.

¿La vida de más de un centenar de franceses vale más que la vida de miles sirios, palestinos o kurdos? Parece ser que sí pese a que cueste admitirlo.

Las múltiples muertes de esos desgraciados constituyen cinco minutos diarios en los telediarios y  ni cinco segundos de conversación en cafeterías o lugares públicos. Noticias que se olvidan a las pocas horas y que los medios de comunicación se esfuerzan por mostrarlas como sucesos lejanos y poco relacionados con nosotros. Sentimos una pena espontánea por ellos y además tendemos nos quedamos con una visión reducida de una realidad compleja que nos concierne a todos.

Sin embargo, cuando los ciudadanos franceses pagaron el pasado viernes por el intervencionismo militar de su país en Siria, todo el mundo enarbolaba la bandera de la paz y de la igualdad durante toda semana. Este hecho, al contrario que el otro,  ya no se cuenta como una mera noticia sino que se representa como una tragedia para la humanidad de la que todos hablan y creen saber. Los que desconocían la situación de los países al norte de áfrica ahora se pone el filtro de imagen que ofrece facebook y comentan su indignación.

En parte es un comportamiento lógico aunque egoísta, fruto de la ignorancia que conlleva esta nueva era de la tecnología y de la globalización. Empatizamos más con los nuestros (o los buenos) que con países de Asia o África.

En los medios se omite que el largo historial de intervencionismo militar sobre los países árabes y del norte de África (Siria, Egipto, Afghanistán, Iraq) y la financiación de grupos de terroristas cuando estos han sido de interés para el negocio occidental (Al Qaeda, ISIS) han ido expandiendo la creencia del terrorismo como vía para solucionar la situación. Serán ocho los locos que tienen el cerebro lavado, pero nuestra indiferencia, pasividad ante estás intromisiones occidentales puramente egoísta s es la que ha dado pie a que el odio hacia nuestra sociedad haya ido incrementándose.

Se desinforma y a consecuencia de esto la sociedad mantiene una visión simplista de los hechos que tan solo beneficia a los partidos extremistas como el de Le Pen y colaboran indirectamente en que los inmigrantes y refugiados inocentes sufran injustamente por un acto del que no son responsables.

Ahora mi pregunta es: ¿Cuánto tardarán los medios en decir el lugar dónde se fabricaron las armas?  Más vale que cojamos una silla y compremos un ataúd.

14.11.15

El libro del escritor

José Molina y Meritxell Terrón llevan un tiempo embarcados en el ambicioso proyecto de crear y expandir la primera red social literaria que permita, tanto a lectores como escritores, mejorar sus aptitudes en dichos campos.

Esta plataforma presenta un perfil personalizado en el tendremos la opción de elegir un avatar, entre ser lector o escritor y entre tres tipos de raza pertenecientes a los dos géneros disponibles inicialmente: ciencia ficción o fantasía.  Esto se basa y complementa con un sistema de logros y niveles que irán  desbloqueándose  a medida que vayamos completando una serie de objetivos. Esto da una carga bastante lúdica al aprendizaje que conlleva el realizar las actividades de la plataforma y, por tanto, una mayor efectividad en cuanto a enriquecimiento individual y colectivo.

Además que por cada tarea realizada obtendremos una serie de puntos que podremos canjear, entre otras cosas,  por cursos (de literatura creativa, marketing y reseñas), skins para nuestros perfiles, etcétera… Un sinfín de posibilidades que motivan a la mejora y a la superación personal.

Conviene aportar una suma de dinero para que dichos servicios puedan ser de calidad y en cantidad, pero no por ello se excluye el acceso o la posibilidad de aprender a los que no pagan. Simplemente éstos gozarán de unos servicios más restringidos y genéricos; no por ello inútiles.

Algo que no me gusta es que, en un principio, tan sólo se pueda defender a dos géneros y que la aparición de otros –ya sea terror o romance– viene determinada por la cantidad de dinero que consiga recaudar la iniciativa. No me gusta, no lo comparto, pero comprendo que la capacidad económica de la plataforma sea insuficiente para abarcar los costos de un personal y un trabajo muy extensos.

Así pues, El libro del escritor se nos presenta como una alternativa muy dinámica y entretenida para aprender a escribir junto a gente con nuestros mismos grupos. Y a medida que se expanda y mayor sea el mecenazgo, más y mejores alterativas y servicios podrá dar a los usuarios que se atrevan.
Eso sí, habrá que ver qué surge al final de todas estas propuestas.

5.11.15

Premio Best Blog


No me hace especial ilusión hacer este tipo de entradas y, de hecho, parecerá contradictorio por mi parte publicar la entrada. Sin embargo la falta de tiempo para hacer contenido a mi gusto es algo precario y bueno, no quiero dar a entender que he dejado el blog aparte. Además, que me ha nominado Brookes books club y no hay que hacer el feo que se acuerda de tu existencia. Bueno, allá voy:


Once cosas sobre mí:

1. Estudio segundo de bachillerato.
2. Juego a fútbol americano.
3. Intento beber té pero odio a muerte cualquier tipo de infusión.
4. A veces me comporto de forma extraña porque me pone de los nervios no saber de qué hablarle a alguien.
5. Que un grupo de gente relativamente poco conocida me haga preguntas personales me pone de los nervios.
6. Intento seguir series de televisión pero me es imposible.
7. Hace un mes y medio que no enciendo el televisor.
8. No me siento satisfecho conmigo mismo muchas veces.
9. Me gusta el ajedrez.
10. Suelo tener una opinión bastante negativa de todo.
11. Cuando soy franco muchas veces he llegado a ofender, y eso que realmente no pienso en ello o tengo esa intención.


Once preguntas:

1. ¿Cuál es tu libro favorito?
¿Por qué suponéis que debo tener un favorito o, en caso de tener favoritos, uno sólo? No sabría cuál decir.

2. ¿Cuál es el libro con el que más has llorado?
Segunda vez que respondo esta pregunta, ¿por qué suponéis que todos hemos llorado con un libro?

3. ¿Grupo de música favorito?
Venga, esta pregunta no la voy a evadir tanto: ''Los chikos del maíz'', ''La raíz'' y ''La gossa sorda'' entre otros muchos.

4. ¿Invierno o verano?
Invierno, obviamente.

5. ¿Café o té?
El café gana por mayoría.

6. ¿Leer o escribir?
Ambas, nada deja explícito que sólo pueda elegir una.

7. ¿Por qué comenzaste con el blog?
Resumiendo: porque me dio la real gana. Extendiéndome..., pues por compartir opinión y escritos propios. Podría ser muy extenso pero me da, paradójicamente, pereza.

8. ¿Tienes alguna manía?
Quizá seguir comprando libretas con la pretensión de escribir cosas mías pero que al final sirven para tomar apuntes de clase...

9. ¿Personaje favorito de todos los tiempos?
Te respondería si acaso le diese importancia a eso de favoritos. En todo caso, Max del videojuego ''Life is strange'' me gusta mucho.

10. ¿En qué mundo literario te gustaría vivir?
Creo que sería más interesante no vivir en ninguno y viajar por todos.

11. ¿Qué significa para ti leer?
Dependiendo del libro: perder el tiempo, ocio, inhibición, aprendizaje, tranquilidad, furia...



26.10.15

Uno mismo - Pequeñeces

A veces trato de fingir indiferencia respecto a lo que piensa el resto sobre mí. Tanto es así que hasta llego a convencerme a mí mismo con una mentira y, para bien o para mal, ésta forma un orgullo y una arrogancia que aparentan sólidas... No son más que un espejismo. O una de las múltiples caras que vemos frente al espejo. Pero mientras trato de consolidar a mi yo la realidad y su relativismo se estrellan contra mis certezas y pensamientos hasta hacerlos temblar.

Tiemblan, llenos de dudas, no saben si actúan bien o mal. No saben qué es bien y qué es mal. Y pese a que todo el mundo pone en boca que pensar y ser por uno mismo es lo correcto, lo cierto es que después todos resultan producto de unas convenciones que determinan su comportamiento. No son realmente ellos mismos, pero ignoran este hecho.

En momentos de orgullo he tratado de creerme que la soledad que siento a menudo es una de las condiciones que tienen las vidas destinadas al éxito, o la consecuencia de osar a ser yo mismo. Yo y mis ideas, no cientos y ideas plagiadas.

Ser uno mismo resulta tan arduo a la vez de extraño... ¿Quién sabe? Quizá yo también esté actuando conforme el prototipo.

21.10.15

Temor - Pequeñeces

Tiembla de pánico a falta de una vida carente de planes con rotulador permanente trazados. Ponte nervioso ante la susodicha, pero palpa la exitación con lo que ella te ofrece o te puede otorgar. Es un estilo de existir espontáneo e imprevisible. Es la vida en un presente firme que carga con los numerosos interrogantes de un futuro frágil.

Serás un ciego persiguiendo un anhelado sueño, sólo verás niebla ante tus ojos y apenas saborearás la agridulce esencia de la meta que te propusiste seguir. No hay pilar o roble cerca tuyo, vagas solo en el vacío del bosque con la compañía de seres ni vivos ni muertos, corpóreos apoyados en cada tronco. Masa gris que no se desprende del convencionalismo.

Los sientes tan muertos, te sentirás tan indefinible... ¿Definirse?, ¿trazarse un camino visible en la vida? Bonitas utopías de la ignorancia y la cobardía.


19.10.15

Luces de Bohemia - Ramón de Valle-Inclán

Ficha técnica:

Título original: Luces de Bohemia.
Autor: Ramón de Valle-Inclán.
Editorial: Austral.
Nº de páginas: 298.
Primera edición: 1924 (formato libro)

Opinión:

Hoy traigo un intento de reseña sobre un clásico de la literatura castellana. Y es que, éste escritor perteneciente a la generación del 98, inaugura una nueva forma de hacer teatro caracterizada por una deformación de la realidad acompañada de rasgos grotescos, elaborados y personales: el Esperpento.

La obra se compone de un total de quince actos y se podría considerar que la acción ocurre en tan sólo una noche. La última de la que el protagonista podrá tener consciencia. 

Luces de Bohemia es una obra que exige al lector fijarse en los detalles, en observar y ser consciente de la situación social e histórica de la obra: Una clase política (encarnada en el ministro) arbitraria, incompetente y corrupta; un proletariado organizado  en contra del sistema burgués; una represión bastante dura... Y no va a ser menos, un cambio de tendencias literarias; se deja a un lado el realismo.

El protagonista, Max Estrella, es un arruinado poeta bastante desprendido de lo material. Está ciego y, haciendo una analogía con el Lazarillo, se deja guiar por Don Latino de Hispalis para ir por la ciudad de un lado a otro. Viviendo las experiencias que nos darán una imagen de la realidad de ese tiempo, una imagen deformada (obviamente) por un notable pesimismo de influencia existencialista.

Surgen bastante más personajes, un grupo que en conjunto nos ofrece la visión completa de la sociedad de finales de siglo XIX.

Bueno, ¿es necesario decir algo conclusivo de Luces de Bohemia? Todos sabemos (habiéndola leído o no) que es una obra de calidad.

14.10.15

Hoy, RPDC


[Este escrito tiene su tiempo]

Es curioso que pese a estar acostumbrados a leer artículos y noticias horribles sobre Corea del Norte, no dejamos de observar éstas con el mismo pavor que la primera vez. Y es que nuestra manera de pensar se ha visto influenciada de tantas maneras por los medios de comunicación y el sistema educativo, que esta ‘’república democrática’’ nos parece el mismo infierno.
¿A qué viene Corea del Norte ahora? Pues parece ser que hoy ha salido en bastantes periódicos una noticia que informa de que Kim Jong-un ha ordenado la ejecución de quince personas en lo que llevamos de año.
No malentendáis esto, lejos estoy de querer justificar cualquier acción así de cruel. Sin embargo sí que me gustaría analizar –superficialmente al menos- la misma noticia.
De primeras me he fijado que en todos los periódicos el único pilar que respalda la noticia es un argumento de autoridad del servicio de inteligencia surcoreano. Ya me diréis vosotros la credibilidad que tiene Corea del sur en lo que respecta a la del Norte. Porque, que la guerra entre estas dos fuese desde 1950 a 1953 no quita que a día de hoy siga habiendo una gran hostilidad. No me creo que el títere de Estados Unidos pueda ser objetivo a la hora de hablar de su país vecino.
Eso por un lado, pero por otro está la falta de pruebas físicas. Es decir, documentos y fotografías. Porque lo que sí que resulta curioso es que pese a decir quién ha descubierto esos datos, no muestran ningún documento o fotografía del suceso. Simplemente, buscan en Google imágenes del presidente del comité de defensa nacional –porque, al contrario de lo que se piensa, no es el líder.- y las exhiben en la portada. Ni que ver a ese hombre pasear con sus oficiales fuese algo de interés general.
En cierto modo me entristece ver como nos siguen vendiendo la misma burra de manera tan mediocre a través de noticias y documentales. Y no pongo en duda que allí también habrá un tipo de manipulación o ciertos puntos malos. Pero mi punto de vista aquí, en occidente, donde parece ser que ya no se cuestiona el qué y el cómo de lo que nos dicen. Simplemente lo creemos ciegamente y ya.

No sé porque la gente se fija tanto en la RPDC cuando tienen los abusos policiales y políticos más cerca, en los países que, por lo menos, presumen de ser democráticos y pocos lo cuestionan. Nos hemos acostumbrado a que piensen por nosotros.

12.10.15

Au pair - Ricardo Carrasco

[Realizo esta reseña a petición de "El Salto Editorial", los mismos que me han proporcionado la lectura de Au pair días antes de que saliese en venta.]



Ficha técnica:

Título: Au pair.
Autor: Ricardo Carrasco.
Diseño de la cubierta: Carlos Venegas.
Editorial: El Salto Editorial.
Nº de páginas: 363.
Fecha de publicación: 9 de octubre de 2015.  


Sinopsis:

Olivia Medina es una indecisa joven universitaria que se siente perdida, a pesar de sus amigos y unos padres sobreprotectores. La figura de un ex novio que no deja de rondar sus pensamientos y la necesidad de perfeccionar su inglés para mejorar su futuro profesional, hacen que se arme de valor para dar un cambio a su vida: irá a Londres para trabajar como au pair.

Será una intensa experiencia en la que tendrá que convivir con una peculiar familia, hará nuevas amistades con otras au pairs y conocerá a Noel, un joven irlandés del que cae perdidamente enamorada.

Una historia llena de situaciones comprometidas, secretos y locuras que convertirán ese verano en el más importante de su vida.


Crítica:

El narrador se pone bajo la piel de Olivia y nos relata, a través de ésta, su experiencia de au pair en presente de indicativo. De algún modo u otro, este estilo tiene –a mi parecer– una clara intención de hacernos sentir más próximos a la historia. Además que no está de más descansar de tanto pretérito y degustar un tiempo verbal al que no se recurre tanto.

Con un vocabulario  bastante simple y con unas oraciones cortas, Au pair permite entretener al lector con una lectura ágil, rápida y sin ningún tipo de complicaciones. Además que tampoco es que haya una gran carga descriptiva, más bien diría que esta parte se queda algo escueta para mi gusto personal.

Los personajes, por otro lado, tampoco es que sean muy destacables. Si bien responden a una serie de prototipos, tampoco resultan tener una construcción compleja y madura. Es más, me atrevería a señalar que Zoe y Scout (personajes secundarios) son los mejores que aparecen en todo el libro.

La protagonista no me resulta nada interesante, no parece tener un gran trasfondo y tampoco da señales de tener preocupaciones existenciales o curiosidad por política, economía, moda, cultura… A fin de cuentas, si es estudiante de periodismo, debería tener un mínimo de interés en algo relacionado en la materia.

La última cosa que no me resulta nada atractiva (para gustos, colores) es la relación sentimental que mantiene con Noel. No me parece nada creíble que un amor se forje por dos breves y espontáneas conversaciones.

Yo entiendo que te pueda atraer físicamente una persona, de hecho, eso lo hubiese comprendido. Sin embargo, ¿enserio que lo que hay entre la protagonista y Noel es amor? No me convence nada en absoluto.

Y quizá el autor mira el asunto de otra manera ya que ha sido él quién lo ha escrito tal cual es. Pero la brevedad de los capítulos, la rapidez con la que pasan las cosas y los saltos temporales no me permiten experimentar una evolución convincente.

No he llegado a simpatizar con ningún protagonista y tampoco puedo decir que este libro me haya aportado algo extraordinario. Sin embargo se puede extraer, en mayor o menor medida, una idea de lo que conlleva  formar parte de una familia.

Me hubiese sido indiferente no haber leído Au pair en mi vida. No sé, tampoco puedo decir que no me haya gustado, pues en cierto modo ha sido una experiencia entretenida y amena.

11.10.15

Libros de youtubers.

Soy consciente que llego tarde al morbo e incluso que opinar ahora mismo del tema resulta un poco anacrónico. Sin embargo, me apetecía realmente remarcar mi posición respecto a este tema de forma un tanto más pública. También dejar constancia de que un vídeo del canal "Huyamos a los Libros" es el que me ha motivado a escribir sobre esto y que, en ciertas ocasiones, mi opinión se basa en una especie de contestación a este vídeo. O, por lo menos, eso trata de ser.

Empiezo:

Resulta lógico pensar que las editoriales buscan a los youtubers porque son una buena fuente de ingresos. Tienen un público fiel que asegura un gran nombre de ventas y, por tanto, a cualquier empresa le conviene utilizarlos para asegurar una ganancia. Se podría decir que conforme funciona el mundo actual, es un mal necesario para mantener negocios a flote.

Pero de ahí, a afirmar que con ello le están quitando la oportunidad de publicar a un gran nombre de personas... Yo eso no lo veo muy claro. No lo veo claro porque me resulta difícil ver a un lector habitual comprar esos libros, quiero decir, la gran mayor parte de las ventas serán de gente que  conozca a los autores en función de youtubers porque son obras dirigidas y relacionadas con ello. Alguien que no sepa quién es Auronplay (por poner un ejemplo) no va a estar interesado en esa clase de libros, pienso yo.

Pero, ¿cómo y por qué quita oportunidades de publicar  un libro? Es que tampoco he terminado de entender el razonamiento de: Si no triunfo no es por mí, sino por el resto. Cuando mandas un manuscrito a las editoriales, ya estás compitiendo con muchos más.

No le eches la culpa a otros de que no te publiquen. Si eres un escritor en las sombras que se esfuerza diariamente, participa en concursos y lee constantemente; sigue intentándolo. El publicar ,o no, depende un 30% de tu calidad de escritura y un 70% por las convenciones sociales que dictan qué géneros venden más.

Con esto trato de decir que youtube es, al igual que las redes sociales, una herramienta para conseguir un objetivo y que éste prospere. Culpas a otros de tu fracaso, sin tomar en cuenta que tener un millón o más de seguidores en youtube no es trabajo de siete días, sino años dedicándote a hacer vídeos.

Pero bueno, consigue un millón de suscriptores y luego publicas. Ya no es todo tan simple, ¿eh? Cada cosa conlleva un esfuerzo, y ser conocido en youtube no es menos. 


7.10.15

El pequeño ladrón de sombras - Marc Levy

Ficha técnica:

Título original: Le voleur d'ombre            
Autor: Marc Levy.
Editorial: Planeta S.A
Nº de páginas: 251.
Fecha publicación: 2013.


Sinopsis:
El protagonista de El pequeño ladrón de sombras es un niño, sin nombre, que vive sólo con su madre en un pequeño pueblo de Francia hasta que un día descubre que tiene un don: nuestro protagonista puede hablar con las sombras y a través de ellas descubrir los miedos y sueños de la gente... un don que le puede ayudar a ayudar a los demás y también a sí mismo...
Una historia de amor con el sabor de los cuentos de siempre.


Crítica:

La acción empieza con un protagonista de unos doce años que resulta ser el nuevo de clase. Esta parte de la obra es, a mi parecer, la más corto. Refleja la experiencia de un chico en la escuela y narra en tercera persona la experiencia de vivir el teórico abandono de un padre por otra mujer. Si he de caracterizar al niño, lo describiría de observador; se fija en las palabras, gestos y acciones de los demás y se genera preguntas para sí mismo.

Esta parte es algo infantil y consigue hacernos ver la vida como si fuésemos unos niños. Elecciones para delegado de clase, los primeros amores frustrados, los primeros amigos de verdad (Luc o el conserje, por ejemplo)... El inicio real de la vida consciente y de la pubertad. 

Este libro tiene algo de paranormal, pues el protagonista tiene la capacidad de hablar con las sombras y estas le cuentan los miedos de los demás.  Lo bueno, o malo, de esto se palpara en repetidas (pero no muy constantes) ocasiones  y, pese a la falta de sentido racional, funciona dentro de la historia.

Una cosa que también es importante, y yo por alguna razón tiendo a dejarla de lado, es que nuestro protagonista conoce de forma espontánea a Cléa. Una chica sordomuda que terminará apoderándose de su atención con tan solo conocerla de seis días. Se forjará una especie de lazo férreo al que tampoco se le dará importancia en el desarrollo de la historia.

La segunda parte de esta novela empieza con nuestro protagonista en cuarto de carrera de medicina.  Y es en la facultad donde conoce a quién será su pareja (un tiempo al menos) sentimental, Sophie.

Entre la primera y la segunda parte transcurre tanto tiempo que se produce un contraste a la hora de ver el mundo. De pequeño era curioso y sin embargo, de mayor se vuelve más rutinario y menos interesado en lo que le rodea.

Vive una vida de lo más ajetreada y mediante una bonita narración y unos diálogos maduros, Levy nos retrata lo complicadas que pueden ser las relaciones entre las personas. Y más allá de las relaciones, vivir satisfecho de uno mismo.

Observaremos el declive de esas relaciones (o sus altibajos, depende del quién) y, además, la tristeza de perder a alguien querido cuando tiempo atrás el protagonista aplazaba los encuentros. Es decir, la pérdida de algo cuya persona no creía posible perder ya que en su mente no se concebía la idea de que nada es eterno.

Es una obra muy madura cuyo final, pese a ser  un poco de cuento de hadas, es el que termina dándole un significado a las más de doscientas páginas que componen el libro. Sienta como un terrón de azúcar en el amargo café.

Una lectura plenamente recomendable; sencilla, de fácil lectura y con un trasfondo complejo. Muy buen sabor de boca, la verdad... 


5.10.15

Bajo el cielo eterno - Veronica Rossi

Ficha técnica:


Título original: Under the Never Sky.
Autor: Veronica Rossi.
Editorial: Ediciones B, S.A.
Nº de páginas: 347.
Fecha de publicación: 2012.


Sinopsis:

Desde que estaba fuera había sobrevivido a una tormenta de éter, alguien la había amenazado con un cuchillo y había visto hombres asesinados. Pero esto es aun peor.

 Aria ha perdido su casa en la protegida ciudad de Ensoñación y sabe que sus probabilidades de sobrevivir en esta tierra agreste son mínimas. Si no son los caníbales, serán las violentas tormentas eléctricas de éter las que acabarán con su vida. Incluso el aire que respira puede matarla. Entonces conoce a un salvaje de nombre Perry. Es salvaje, un salvaje, y su única oportunidad de sobrevivir. Perry es uno de los cazadores de su tribu y ve en Aria la fragilidad que podría esperarse de una residente. Sin embargo, él también necesita su ayuda: ella tiene la llave para su propia salvación. Aria y Perry son diametralmente opuestos, pero si pretenden sobrevivir tendrán que aceptarse el uno al otro. Su improbable alianza crea un vínculo que determinará el destino de cuantos viven bajo este cielo eterno.


Crítica:

Me gustaría decir que esta primera parte de una trilogía me ha gustado pero, a pesar de que me entretuvo, no veo manera de hacer una crítica muy positiva.

La historia empieza con una pequeña travesura de la protagonista, hecho que le cuesta el destierro en tierra hostil. Es en estos parajes dónde se ve más o menos obligada a entablar una alianza con Peregrino (o Perry), un habitante de una tribu. 

En esos primeros días se puede apreciar un contraste entre lo que es vivir en una realidad física (en la cual existen peligros, miedos, etc...) y lo que es vivir una vida semi-virtual la cual, en cierta medida, esta programada para ser mejor.

De esto uno se puede percatar, pero realmente esa sensación la forman pequeñas pautas espontáneas que no llegan a convertirse en algo complejo. Podría acabar siendo una reflexión sobre la existencia y la forma de vivirla, pero se deshincha a medida que pasa la historia

Por otro lado, en el libro no se llega a explotar la ambientación y el contexto en el que se encuentra. ¿De dónde sale el éter?, ¿por qué apareció?, ¿qué propiedades tiene?

Además, la autora cae en el convencionalismo de darle más importancia a un amor simple  entre los personajes que a dejar su marca en todo el mundo que ha creado. Me parece que hubiese podido aportar mucho más conocer ese mundo, sentir lo que es la vida en una tribu, una pelea entre tribus... Si bien es cierto que da muestras de que algunas personas han optado por caminos religiosos-espiritistas, son un caso aislado que no termina de convencer.

Y al final, algo que me deja perplejo, Aria se encuentra con quién la Echó de ensoñación y su comportamiento es completamente ilógico. Es que, ¿si te encontraras con quién te destierra, mantienes esa seriedad y encima obedeces y aceptas una misión que te encomienda? Y me da igual que beneficie a todos, hay veces que el individualismo nos hace ser impulsivos y anteponer los sentimientos al raciocinio. Quizá si se había mantenido hostil, pero resulta tan poco coherente...

Si tuviese que resumir el libro en una palabra, sería convencional. Lectura ágil con párrafos pequeños, descripciones decentes (que no excelentes) para dejar trabajar a la imaginación y  como protagonistas unos adolescentes que de un modo acaban enamorados. Y eso que al principio se caían mal, vaya por dios.

Y viendo las sinopsis de las dos secuelas, no me parecería mala idea dejar la lectura como está... El final de este primer libro tiene pinta de dejarme con mejor sabor de boca. Tampoco quiero desanimar, esta lectura ligera entre exámenes me ha sentado bien después de todo.

3.10.15

Mes - Octubre

[La idea de este proyecto es dedicarle un poema a cada mes, la periodicidad será mensual (obviamente) aunque no habrá una fecha fija dentro del propio mes.]



Entre octavo
y décimo.
Tardío mes, pues,
el de Octubre.

De fondos marrones
y de cielos grises.
Nubes tapan la luz,
la luz de un cálido vecino.

Amarilla y viva;
brilla Caléndula en ti,
bajo tus tonos tristes
y sobre hojarasca caduca.

Flor frágil y enana,
subversiva paciente;
la esperanza y alegría
de un otoño somnoliento.



2.10.15

¡Club de lectura!

Hoy he venido a  hablar sobre un minúsculo grupo de personas que, junto con mi presencia, forman un... nuestro club de lectura propio. Es realmente reciente y muchas las historias y experiencias que podría contaros si me hubiese puesto a escribir sobre él más tarde.

Pero no, sólo llevamos una lectura conjunta (A sangre fría) y ya me creo suficientemente capaz de poder hacer una entrada sobre ello. Lo sé, peco de impaciente y soy, para bien o para mal, consciente de ello.

Y es que un mes (el tiempo es aproximado) ha dado cabida a todo tipo de situaciones, desde situaciones cómicas hasta discusiones turbias sobre temas que quizá no están al alcance de una comprensión exacta.

Tampoco puedo decir que mi forma de pensar se esté viendo alterada por este grupo de personas, ni tan siquiera que me esté convirtiendo en alguien mejor. Pues, incluso en las situaciones más amargas sigo fiel a un aforismo de Joan Fuster: "No cal ser ingrat. Basta ser sincer" lo que en castellano viene siendo: ''No hace falta ser ingrato. Basta con ser sincero".

Entonces, os preguntaréis, ¿qué sentido tiene escribir sobre la iniciativa o sus integrantes? Bueno, quizá no sean mis mayores influencias de conductas, pero sí que forman como una especie de yacimiento petrolífero a lo literario.

Con ellos uno se enriquece literariamente, descubre nuevos libros y lee algunos que por sí solo no haría. Además que se conocen bastantes puntos de vista y diversas formas de hablar de un libro. Sé que estoy siendo breve pero en líneas generales son y serán, para mí, eso. 

Hay que tener en cuenta que no he entrado en el ámbito personal ni he intentado expresar su forma de ser, eso me lo guardo para mí.

Los integrantes son: